miércoles, 2 de marzo de 2016

Museo de los dado fallidos. Cuando tu arma te traiciona

Hola a todos, si ayer os traía la sala de juegos definitiva hoy os traigo algo también muy especial. En las Crónicas perdidas os he hablado de Migger el gafe supremo, la persona con peor suerte de mi club de rol. También os hablé de Karton con su dadomancia, la serie de técnicas y rituales cuando las tiradas no van bien.

Las siguientes fotos son consecuencias de ese fenómeno que alcanza a algunos en el mundo del rol, la maña suerte. Es una colección de dados que sus propietarios han abandonado debido a malas tiradas en momentos críticos. Para mi es cómo un museo de espadas rotas en el peor momento, os dejo con las imágenes.

Maté a nuestro único curandero, desde entonces mi propietario no ha vuelto a jugar

Mi propietaria no se dejaba asustar por fantasmas, nunca saqué mas de un 10 cuando luchaba contra seres etéreos

Mi propietario nunca consiguió hacer nada, excepto tajarse el mismo la pierna

Hice que mi propietario y sus amigos fallaran 8 flechas cada uno, contra alguien con 4 puntos de vida, mientras mataba a un compañero

dejé quemándose a mi propietario durante 5 turnos y luego fallé una tirada de salvación contra petrificación 

Saqué ojos de serpiente por última vez

Llevé a mi propietario durante 100 metros de escalada de un acantilado, luego decidí dejarle caer antes de llegar a la cumbre

Nunca saqué mas de 1 en daño

Nunca pudimos ver a alguien escondido

Me encanta sacar tiradas altas en momentos sin importancia y bajas en los importantes

hice que mi dueña fuera el único del grupo en fallar una tirada de sigilo. Y ella era un ninja

No ayude a mi dueño cuando le capturó un drow

Ahí tenéis los desgarradores testimonios de los dueños de los dados, momentos que traen esos recuerdos de frustación y luego de la risas en grupo por la mala suerte. Y recordad si tenéis mala suerte podéis resignaros o recurrir a la dadomancia. Un saludo a todos


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada